miércoles, 21 de septiembre de 2016

Luchas internas

Dentro del ser humano existen dos fuerzas contrarias que luchan constantemente turnándose el poder. Nuestra parte racional, que argumenta sus ideas y que dice cosas con sentido previamente meditadas, y nuestra parte más salvaje, impulsiva, irracional e instintiva. ¿Es una de estas partes "mejor" que la otra? Muchos tienden a pensar que sí. En el colegio nos inculcan la idea de la razón por encima de todas las cosas, la capacidad de pensar, tomar decisiones meditadas y saber expresar nuestros pensamientos con buenos argumentos (o por lo menos, esa es la idea inicial, otra cosa es lo que se haga realmente). Por esta misma razón, muchos consideran la razón (templanza, prudencia, educación) como la "mejor" parte del ser humano y aquella que debe predominar sobre nosotros. Sin embargo, yo me pregunto, ¿qué hace a una cosa "mejor" que otra? ¿Qué es realmente "bueno"? 

Resultado de imagen de lucha interna


"Está claro que es mejor ser una persona razonable que un salvaje." pensaréis muchos "Si nos comportáramos todos como bárbaros no existiría nada que nos diferenciase de los animales." Y sí, probablemente tendréis razón en ésto. Sin embargo, tampoco pienso que debamos reprimir nuestra parte más instintiva y salvaje hasta convertirla en un pequeño guisante apenas visible. La irracionalidad representa los sentimientos, las pasiones, las emociones,  aquello que le da color a nuestra vida y que nos hace olvidarnos por unos instantes de cálculos matemáticos y argumentos complicados. ¿Son los sentimientos racionales? ¡No, por supuesto que no! Si los sentimientos fueran racionales, una no tendría envidia de su mejor amiga porque es más guapa que ella.


Pero por desgracia (o por fortuna) el ser humano es egoísta, caprichoso, orgulloso, apasionado, egocéntrico y vanidoso, y por mucho que intenta reprimir estas emociones nunca puede conseguir acabar con ellas del todo porque ¡forman parte de su naturaleza! Y nuestra naturaleza incluye enfadarnos por estupideces, no admitir nuestros errores y pensar que somos las personas más desgraciadas del universo. ¡Una mente racional jamás perdería el tiempo con estas memeces! Siquiera se le pasarían por la cabeza. Pero puesto que somos racionales e irracionales al mismo tiempo, no podemos evitar estar hablando con una persona con aparente tranquilidad y pensar al mismo tiempo lo mucho que nos gustaría arrancarle la sonrisa de un puñetazo. Sin embargo podemos controlarlo, podemos controlar el impulso, forzar una sonrisa y reprimir nuestra naturaleza. 



¿Tranquilidad o desasosiego?
¿Prudencia o impulsividad?
¿Racional o irracional?
¿Civilizado o salvaje?
¿Equilibrio o caos?

No lo sé. Pero hay veces en las que me gustaría no pensar tanto y simplemente dejarme llevar por lo que me dicte mi naturaleza, a veces me gustaría ser una salvaje y gritar, saltar, pintarme dibujos de guerra en la cara y revolcarme por el suelo sin tener que dar explicaciones de mi comportamiento.  Entre los bárbaros no existe la hipocresía, cada uno se muestra tal y como lo ha creado la Madre Naturaleza. Si fuera una salvaje no tendría que medir mis palabras para no ofender al otro ni formar una sonrisa cuando tengo ganas de arrancarle la cabeza a alguien. Si fuera salvaje...

Pero no lo soy, no soy una salvaje, soy una persona "políticamente correcta", soy una persona civilizada, que vive en un país desarrollado y que se lava los dientes antes de irse a dormir. Soy una persona que piensa y que vive atormentada por sus pensamientos y que a su vez piensa como sería el vivir sin ellos. 



Pensar o no pensar... ¡Esa es la cuestión!
Resultado de imagen de caos mental

No hay comentarios:

Publicar un comentario